Dynabook somete a sus equipos a unos controles estrictos para reducir las probabilidades de fallo

Esto hace que tengan una tasa media de fallo mensual de tan sólo el 0,17%. Sus portátiles pasan diferentes pruebas de impacto, de resistencia frente a las temperaturas extremas o ante posibles derrames de líquidos sobre el teclado.

En el entorno de trabajo híbrido actual, en que los trabajadores a menudo llevan a cabo sus tareas de forma remota sin asistencia técnica presencial y transportan su portátil entre diferentes entornos de trabajo, la calidad y la fiabilidad resultan aún más críticas para la eficiencia del negocio. Para ello ...

En el entorno de trabajo híbrido actual, en que los trabajadores a menudo llevan a cabo sus tareas de forma remota sin asistencia técnica presencial y transportan su portátil entre diferentes entornos de trabajo, la calidad y la fiabilidad resultan aún más críticas para la eficiencia del negocio. Para ello Dynabook, fabricante japonés con más de tres décadas de experiencia, ha desarrollado pruebas y servicios que le permiten seguir ayudando en el proceso de transformación digital dentro del sector empresarial y corporativo.

Para conseguir que los portátiles Dynabook tengan una tasa media mensual de errores de hardware de tan solo el 0,17% (tasa media mensual entre enero y diciembre de 2021, basada en los productos en garantía de EMEA), los ingenieros aplican la última tecnología a nuevas soluciones creando y aplicando pruebas estándar o servicios que hacen que la calidad de los productos sea máxima, como son las siguientes:

Pruebas militares MIL-STD 810 G/H
La gama de portátiles Portégé y Tecra de Dynabook se prueban de acuerdo con los estándares militares de Estados Unidos. La metodología de pruebas MIL-STD 810 define varias pruebas ambientales que indican si una pieza concreta de equipamiento tiene un buen funcionamiento de campo o, por el contrario, no es apta.

Cada prueba se asocia con un origen de estrés ambiental y se realizan 4 diferentes: vibración de 3 ejes durante más de una hora, prueba de caída donde los dejan caer 26 veces por cada cara, borde y esquina, exponiéndoles a ráfagas de arena y polvo durante 6 horas o sometiéndolos a temperaturas extremas desde los 60°C a -20°C a lo largo de 3 ciclos de 2 horas de duración.

Pruebas estándar HALT
Además, los portátiles de la gama Portégé y Tecra se someten a una rigurosa prueba de vida útil altamente acelerada (HALT). Con la prodigiosa precisión e ingenio japoneses, los ingenieros de Dynabook han logrado la excelencia limitando el número de puntos de fallo.

La prueba HALT, por tanto, consiste en probar la gama completa de portátiles Dynabook con su propia metodología (prueba de duración de vida del producto altamente acelerada), que simula tres años de uso. Una vez finalizadas las pruebas, solo se comercializan aquellos que superan estas rigurosas pruebas.

Chasis de magnesio
Algunos portátiles Dynabook cuentan con un chasis de aleación de magnesio que proporciona una protección única a todos los componentes del equipo. La razón principal de la elección del magnesio es su peso ligero, un 40% menos en comparación con el plástico o el aluminio, y su excelente resistencia, que permitirá a los usuarios llevar el equipo a cualquier parte sin problemas.

El magnesio también mantiene estable sus dimensiones, se suelda con facilidad, posee una gran capacidad amortiguadora y es resistente a impactos, abolladuras y a la corrosión, por lo que los usuarios pueden disfrutar de una experiencia informática más tranquila gracias a la seguridad que ofrece la protección en caso de que el portátil sufra una caída o cualquier otro tipo de golpe. Además, es un metal que permite una rápida disipación del calor, enfría los elementos internos del portátil a la vez que mantiene fría la carcasa externa, haciendo posible un manejo cómodo del equipo.

A prueba de líquidos
Algunos de los portátiles de Dynabook cuentan con teclados resistentes a salpicaduras que aporta a los usuarios protección contra los daños del sistema causados por derrames accidentales. Ahora, si se derrama un líquido sobre el teclado, los usuarios tienen tiempo suficiente para tomar las medidas necesarias para guardar los datos y apagar sus portátiles. También protege el sistema al aumentar el tiempo que tarda un líquido derramado en llegar a los circuitos principales del portátil. Antes de esta innovación, si un usuario derramaba líquido sobre el teclado, dañaba el circuito principal y todos los elementos conectados, lo que provocaba un fallo del sistema.

Por otro lado, el sistema de Spill-resistant Keyboard combina varios mecanismos que garantizan la protección del sistema, como la protección mediante un aislante de doble cara. Para mayor protección, las distintas capas de aislamiento se extienden más allá de la superficie del circuito principal, e incluso hay una capa de aislamiento curvado por debajo del soporte del teclado para tapar áreas que quedarían expuestas si el aislamiento fuese plano. El aislante de doble cara que está colocado entre las capas del aislamiento refuerza la protección contra los derrames.

FOTO PRINCIPAL.: Las pruebas a las que son sometidos los portátiles de Dynabook que hacen que tengan una tasa media de fallo del 0,17% al mes.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts