Nacional    Economí­a    Electrodométicos   

iquestcoacutemo alin

Todas las empresas, y más todavía las pymes, ante momentos de grandes cambios e incertidumbre se encuentran con el problema de la dispersión de sus equipos que se descentran con suma facilidad y la visión  se vuelve como una foto borrosa.

Con los cambios en el mercado a gran velocidad vienen los problemas y empiezan a buscarse culpables en lugar de soluciones, el equipo se rompe y algunas individualidades parecen haber desaparecido o haberse escondido de la realidad, se meten en el día a día lo más camuflados posible y sin querer debatir abiertamente los nuevos problemas.

Es misión del líder tratar por todos los medios de mantener al equipo unido o al menos a la mayoría de la gente unida en torno a la estrategia de la empresa. Aquí nace el problema ya que muchas pymes tienen jefes pero no líderes y eso ahora no vale.

El líder para evitar que la gente solo luche por  su zona de confort debe inyectar talento + disciplina como antídoto de esta grave enfermedad empresarial. Además en los equipos pequeños, si hay alguien que se vuelve tóxico y tiene influencia podremos estar ante un verdadero problema que si no se acomete a tiempo nos lleve a una situación irreversible o a tener que cambiar a la mayoría del equipo lo que a corto plazo nos hará bastante daño.

Es precisamente en estos momentos de confusión cuando el personal mira más que nunca a su superior esperando soluciones y luz ante tanta niebla. La comunicación del máximo responsable se hace entonces imprescindible y tiene más repercusión que nunca la calidad, transparencia y persuasión de la misma.

Para leer artículo completo, descargar el pdf. 

Seguir leyendo...
publicidad
Copyright © 2017 - All Rights Reserved - EDIMICROS Programación y Web : webmaster@publimasdigital.com.