Nacional    Economí­a    Comunicados   

economiacuteas madri

El PIB madrileño se acelerará hasta el 3,1% en 2016, por encima de las previsiones de 2,7% de España, mientras que el de Castilla-La Mancha se situará en el 2,9% y el de Murcia en el 2,6%.

Según las estimaciones de BBVA Research, en España la recuperación continúa, a pesar de la desaceleración en el corto plazo, lo que propiciará que la actividad se desacelere hasta el 2,7% este año, suficiente para crear un millón de puestos de trabajo a lo largo del periodo y reducir la tasa de paro hasta el 20%. En la economía madrileña, el consumo interno continuó en 2015 y, de hecho, la desaceleración detectada en el resto de España, fue menos evidente en Madrid. Lo mismo sucedió en las exportaciones de bienes o el turismo, gracias a lo cual, la economía madrileña ha mostrado una mayor resistencia a la desaceleración en la segunda parte de 2015. Para el futuro se prevé que los principales socios comerciales de la región aceleren su actividad, aunque en menor medida de lo que se esperaba antes del verano. La política monetaria más expansiva en la UEM y el menor precio del petróleo estarían teniendo un impacto positivo en la actividad de 2016 que, previsiblemente, continuará siendo un soporte para el sector exterior madrileño. En cuanto a la demanda interna, pierde brillo pero sigue liderando el crecimiento por la creación de empleo, la menor presión fiscal y la ausencia de presiones inflacionistas. Esto, junto a un incremento previsto de la riqueza inmobiliaria y tipos de interés en niveles históricamente bajos, impulsará el consumo de las familias. En este sentido, la demanda del sector cocina en la Comunidad de Madrid fue de más de 361 millones de euros en 2015 mientras que la demanda del sector baño fue de 327 millones. 
Además, en el arranque de 2016 la economía madrileña mantiene un dinamismo mayor que el del conjunto de España. Por ello, se espera que el PIB madrileño se acelere hasta el 3,1% en 2016, por encima de las previsiones de 2,7% de España. Por lo que respecta al empleo, en conjunto, el análisis ofrecido por BBVA Research revela un crecimiento del número de ocupados en torno al 2,3% anual en 2016 en la Comunidad de Madrid. Esto se traducirá en la creación de unos 130 mil puestos de trabajo en la región, acercándose a niveles de empleo de 2011, aunque 290 mil empleos por debajo aún del nivel alcanzado en 2008. Con ello la tasa de paro se ubicaría en el 15,1% a finales de 2016. 
 
En la comunidad de Castilla-La Mancha se espera que durante los próximos trimestres la economía siga creciendo apoyada en diversos factores externos e internos. Sin embargo, los efectos de algunos de esos factores podrían estar comenzando a reducirse y aunque el crecimiento continuará siendo relativamente elevado podría ser ligeramente más débil respecto a trimestres anteriores. En todo caso, las previsiones de crecimiento del PIB de Castilla-La Mancha se sitúan hasta el 2,9% en 2016. Ello supone que la economía castellanomanchega podría crear cerca de 35 mil empleos durante el bienio 2015-16. En línea con lo observado en el conjunto de España, en Castilla-La Mancha el consumo privado evolucionó positivamente en los primeros trimestres de 2015 y, de este modo, la demanda del sector cocina y del sector del baño en la región fue de 121 millones y 110 millones de euros durante el 2015, respectivamente. Por lo que respecta a su mercado inmobiliario, Castilla-La Mancha arroja señales contrapuestas. Las ventas cayeron en términos interanuales y el precio intensificó su corrección en el primer trimestre de 2015, pero la actividad constructora de los primeros cinco meses volvió a crecer, aunque menos que la media. Los últimos datos disponibles de ventas del primer trimestre de 2015 indican que durante este periodo las ventas en la región retrocedieron el 8% interanual frente al ascenso del 4,5% de media en España. Mientras que la actividad constructora, en los cinco primeros meses de 2015, los visados de obra de vivienda continuaron aumentando, pero el crecimiento del 9,2% a/a en Castilla-La Mancha contrasta con el avance del 28% observado en el conjunto del país en el mismo periodo, probablemente afectado por el mayor problema de sobreoferta que aqueja a la región. En la otra cara de la moneda, los datos disponibles de 2015 relativos al sector turístico castellanomanchego anticipan que, tras un buen primer trimestre, en los últimos meses el turismo en la región se desaceleró, a diferencia de lo que ocurrió en el resto de España. En cualquier caso, según las previsiones del BBVA Research, la progresiva dinamización de la demanda interna española, junto con las ganancias de competitividad, deberían hacer que el sector turístico continúe favoreciendo la recuperación de la economía regional en los próximos trimestres.
 
 
Finalmente, la mejora de la economía murciana también se consolidó gracias a la aceleración de la demanda interna en 2015 y unas exportaciones de bienes y de servicios especialmente dinámicas. Ello permite unas previsiones de crecimiento hasta el 2,6% para el presente año 2016 y la posible creación de 38 mil puestos de trabajo en la región, con lo que la tasa de paro se situaría en torno al 23% a final de este año. En el caso concreto de la demanda en el sector de cocinas y de baños, ésta se situó en 2015 en los 80 millones de euros y 73 millones de euros, respectivamente. De otro lado, el sector turístico murciano continuó incrementando su actividad a un ritmo similar al de España, en términos de número de viajeros. Los datos del primer trimestre de 2015 mantienen un crecimiento trimestral de la entrada de turistas en los hoteles, mostrando una continuidad del ritmo de expansión del ejercicio anterior. Más aún, la mejora de la coyuntura económica europea y la caída de los costes de transporte permitirán mantener una evolución positiva hacia adelante, a lo que hay que sumar la depreciación del euro frente a las divisas más importantes (principalmente el dólar y la libra) y la mejora de la demanda interna española. Ambos factores, junto con las ganancias de competitividad-precio experimentadas en los últimos años, permitirán un crecimiento sostenido del sector en la región murciana.En paralelo, el mercado de trabajo murciano continuó la tendencia de mejora en 2015. La disminución del número de parados ha permitido continuar la senda descendente de la tasa de paro hasta el 26,3%, si bien estas cifras suponen que la tasa de desempleo mantiene un diferencial negativo con el conjunto de España y se sitúa todavía casi 20 pp por encima de su nivel en 2007. Por tanto, la mejora del mercado laboral, pese a los avances mostrados en los últimos trimestres, continúa siendo uno de los retos de mayor envergadura para la economía murciana. En este sentido, es imperiosa una aceleración en los ritmos de creación de empleo, en tanto que el desempleo supone un lastre para la mejora de la renta y el proceso de convergencia con las principales regiones de España y Europa. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
 
Seguir leyendo...
publicidad
Copyright © 2017 - All Rights Reserved - EDIMICROS Programación y Web : webmaster@publimasdigital.com.