Electrodométicos    Nuevas Tecnologías    Comunicados   

menaje mejor aliado

La falta de tiempo nos empuja, en muchas ocasiones, a comer fuera de casa pero los beneficios de cocinar nosotros mismos son múltiples.

La falta de tiempo, el estrés, una vida social ajetreada,… en la sociedad en la que vivimos contar con tiempo para cocinar es una misión casi imposible. El ritmo de vida que llevamos no nos permite disponer de mucho tiempo para perder entre los fogones, y en muchas ocasiones preferimos comer fuera de casa y no perder tiempo cocinando en casa, pero es algo que se torna fundamental si queremos alimentarnos adecuadamente. Cocinar en casa tiene muchas ventajas empezando desde el paso número uno del proceso; la elección de los alimentos. Cuando vamos a comprar, somos nosotros los que elegimos qué tipo de alimentos vamos a usar para cocinar. Los  seleccionamos, eso nos permite escoger el alimento más fresco posible o el que mejor se adecúe a las necesidades culinarias del plato que vayamos a cocinar. Por ejemplo, si nos vamos a preparar unos macarrones con salsa de tomate hecha por nosotros mismos, podremos elegir los tomates con el punto de maduración adecuado para hacer la salsa. ¿Quién nos conoce mejor que nosotros mismos? De esa pregunta surge otra de las ventajas de cocinar en casa. Nosotros combinaremos los alimentos y prepararemos los ingredientes de la manera que nos gusta. Asimismo si nos apetece probar una receta nueva o variar los ingredientes de un plato, lo podemos hacer sin problema.

También nos permite controlar la cantidad de alimentos e ingredientes que usamos y que comemos. Esto es especialmente útil para la gente que quiere controlar su peso. Cocinar en casa nos permite controlar la cantidad exacta de aceite que usamos, la sal, el azúcar,...
Hay otro factor que debemos tener en cuenta, cocinar nosotros significa ahorrar dinero. Llevarse el tupper a la oficina para comer al mediodía o ir a comer un menú puede suponer ahorrarnos muchos euros. Es verdad que planificar la comida de un día para el otro o el menú completo de toda la semana puede ser un engorro, pero nos va a ahorrar una cantidad de euros más que considerable.

Cocinar en casa
Para que nos hagamos una idea de la diferencia de precio que hay entre llevarse un tupper al trabajo o comer un menú diario en un restaurante tomaremos como referencia el informe de Eroski Consumer en el que se analizan los gastos en comida que se pueden hacer en un hogar (comida y bebida). El informe sitúa el gasto en los 1.700 euros anuales. La carne es el producto estrella al que se destina más dinero (un 23% del presupuesto va a parar a sus diferentes modalidades) y los licores al que menos (no llega al 1%). Estos 1.700
euros anuales indican que la media de gasto diario se sitúa en los en los 4,65 euros y se incluyen todas las comidas del día. Es decir, una persona se gasta unos 140 euros mensuales en todas las comidas del día comiendo todos los días de la semana en casa. El cálculo pues, es bien sencillo. Pongamos que el coste medio de un menú de mediodía lo situamos sobre los 11 euros. Si salimos a comer de menú los 30 días del mes (entendiendo que es un cálculo estimado y que no todos los meses tienen 30 días), nos gastaríamos 330 euros sólo comiendo –aún no hemos desayunado ni cenado–. Como vemos el gasto se dispara considerablemente. Todas ellas son razones de peso para cocinar en casa, pero sin duda la más importante es la de comer más saludablemente. Cocinar incita a comer más  equilibradamente. Podemos hacer una reflexión con un siempre plato. ¿Cuántos días estaríamos dispuestos a comer croquetas (y en
cantidad) si nos tuviéramos que hacer nosotros el relleno y el rebozado? Pero, ¿y si nos las dieran ya preparadas?

Para seguir leyendo descargar el pdf.

Seguir leyendo...
publicidad
Copyright © 2015 - All Rights Reserved -Publimasdigital.com (Grupo Edimicros) Programación y Web : webmaster@publimasdigital.com.